• Black YouTube Icon
  • Icono Google+ Negro
  • Black Facebook Icon
  • Twitter Round

BÚSQUEDA POR TAGS: 

Please reload

POSTS RECIENTES: 

SÍGUEME:

  • Grey YouTube Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Gris Google+ Icono
  • Grey Facebook Icon

El café: la bebida agria de satán

27/07/2017

 

 

Amantes del café, por si no sabían, esta deliciosa bebida tuvo su momento de expansión, en cual hubo muchas personas que la consideraban satánica, pero gracias a una bendición de un papa se dio a conocer mucho más, sigue leyendo y entérate de todo.

 

El primer sitio donde se consumió el café fue en las colinas de Etiopia, no sabe exactamente la fecha, pero ya para el siglo XIV el café se cultivaba y consumía en la península arábiga, y para el siglo XVI, ya se conocía en Egipto, Siria, Persia y Turquía.

 

 

 

De Etiopía, el café llegó a los árabes por el puerto de Mocha, en la esquina de la Península arábiga donde el Mar Rojo abre sus puertas. El mundo musulmán tuvo una gran influencia en la expansión del café, ya que cuando los seguidores del profeta Mahoma descubrieron sus efectos, pensaban que estos podrían sustituir a los del vino, el cual está prohibido por su religión. El origen del nombre café deriva del término árabe qahhwat al-bun, que significa vino de la baya.

 

Cuando el café llegó a Europa, se lo conoció como “el vino árabe”. En 1615, el café llegó a Venecia, donde en un principio algunos curas condenaron al café como “bebida agria de Satán. Ya que quien la bebía despertaba energías en momentos instantáneos después de ser consumida.

 

 

 

Pidieron la intervención del papa, Clemente VIII, antes de dar su veredicto, decidió probarlo el mismo. Clemente bebió una taza y cautivado, dirimió el conflicto: “Sería pecado dejar a los descreídos una bebida tan deliciosa. ¡Venzamos a Satanás impartiéndole bendición, para hacer de ésta una bebida verdaderamente cristiana!”.

 

Con su bendición el café se expandió por el resto del mundo con el tiempo.

 

Por la bendición del Papa Clemente VIII, el café forma parte del menú cotidiano de los máximos representantes de la iglesia católica. Antes del actual Papa Francisco, el Papa Benedicto XVI como elemento básico de su alimentación se alistaba un café con leche para su desayuno de las siete y media del mañana acompañado de dulces y zumo de naranja.
 

 

 Referencias: 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload